Queso de Cabra

Solapas principales

Queso de Cabra
Queso de cabra
El queso de Lanzarote se elabora con leche cruda de cabra al cien por cien. De coagulación enzimática,
lo que favorece que las vitaminas de la leche se mantengan en el queso. La mezcla resultante de este proceso es prensada pero no cocida, lo que contribuye a preservar sus excelentes propiedades originales. El color de la corteza es blanco, al igual que la masa al cortarlo. Su corteza exterior es muy fina y destaca por el tradicional dibujo de la pleita de palma trenzada. Suave de sabor y agradable al paladar, con un delicado aroma. Los quesos madurados adquieren exteriormente tonalidades que van del blanco marfil al pardo oscuro. Como oferta más audaz, están los quesos ahumados de forma natural, o los originales quesos cubiertos con una capa de gofio o de pimentón. Queso fresco: Se consume recién hecho. Tierno: Se consume entre los 10 y 20 días de su elaboración. Semicurado: Se consume después de un tiempo de maduración, que oscila entre 20 y 60 días. Curado: Se consume después de un tiempo de maduración de más de 60 días. Sobran las razones para visitar Lanzarote y su gastronomía es una de ellas. Hacer una parada a lo largo del camino para degustar platos que combinan sabiamente los productos del campo y del mar, bañados con excelentes caldos de esas viñas protegidas por las cenizas del volcán que custodia la isla.