Cueva de Los Verdes

Solapas principales

Cueva de Los Verdes
Cueva de Los Verdes
Lanzarote, principalmente durante los siglos XVI y XVII; sufría cíclicos episodios de enorme inseguridad debido a las
continuas invasiones, razzias, y secuestros por parte de los piratas de la costa norte de África. Se tienen evidencias históricas de que las intrincadas galerías de la Cueva de los Verdes sirvieron como escondite y refugio a la diezmada población insular.
Destacan algunas invasiones a gran escala como las de Tabán Arraez y Solimán en 1618 que alcanzan dimensiones verdaderamente catastróficas.
El historiador Viera y Clavijo (Noticias de la Historia General de las Islas Canarias, 1772-1773) relata así las funestas consecuencias de esta incursión la porción más considerable del vecindario se refugió en los escondrijos de las cavernas, señaladamente en la gran cueva de los Verdes de Haría, que corre bajo tierra casi tres millas a lo largo. 
Este funesto golpe, que dejó atónita y bañada en lágrimas toda la tierra de Lanzarote, sirvió también para empobrecer el país extrayéndole la más pura sustancia.